Un Argentino en el levantamiento de Pascua de Irlanda

La historia del Argentino que izó la bandera irlandesa en el Levantamiento de Pascua de 1916

 

Se suele decir que siempre que hay algún acontecimiento importante o simplemente lío, ahí hay un argentino metido. Bueno, esta es la historia de Eamon Bulfin, el joven argentino irlandés que pasó a la historia por ser el primero en izar la bandera de la República irlandesa en los turbulentos acontecimientos del lunes de Pascua de 1916

 

Primero pongámonos en contexto. Ya les he contado que desde chico hago danzas irlandesas – si no saben qué es eso sigan a Emeraldance – eso me acercó a la comunidad de descendientes en el país, que es una de las más grandes del mundo y además una de las más antiguas del país.  Los irlandeses están acá desde las invasiones inglesas. Muchos vinieron a combatir como conscriptos y una vez derrotados decidieron quedarse acá, donde las posibilidades de tener tierras eran mucho más prometedoras que en la pequeña isla dominada por su enemigo, del otro lado del mar. Hay una película al respecto «El prisionero irlandés» que pueden verla en Cinear.

protagonistas de la pelicula el prisionero irlandés
Protagonistas de la película argentina «El Prisionero Irlandés» sobre las invasiones inglesas al Río de la Plata.

Para 1843, empezaron a llegar grandes oleadas de irlandeses, huyendo de la hambruna de papas y los desalojos de los terratenientes protestantes. Entre ellos estaba el Almirante William Brown que, por su cercanía a Juan Manuel de Rosas ayudó mucho a que la comunidad irlandesa en el país floreciera. – Mi familia vino por esta época y se instalaron cerca de Rauch, Provincia de Buenos Aires, que por aquel tiempo no era más que un fortín en plena «frontera con el indio» . – Entre los miles de inmigrantes irlandeses que arribaron al Río de la Plata se encontraba un ferviente nacionalista y republicano, amante de los deportes gaélicos y el idioma irlandés: William Bulfin, quien, además de ser el padre del protagonista de esta historia, fundó en nuestro país el diario Southern Cross, que a la actualidad es el diario de la diáspora irlandesa más antiguo del mundo. 

Eamon Bulfin usando vestimenta tipica irlandesa
Eamon Bulfin en su juventud, usando la vestimenta tradicional irlandesa.

Eamon, como se imaginarán, creció en una familia totalmente dedicada a la causa independentista irlandesa. Quienes habían tenido que emigrar por culpa de la persecución religiosa o las crisis económicas causadas por el poder imperial, se convertían en fuertes defensores de las ideas nacionalistas, desde el exilio. Cuando a los 10 años, Eamon volvió a Irlanda, se unió al Colegio San Enda, dirigido por Pádraic Pearse y, desde allí participó activamente en los preparativos de la revuelta conocida como Easter Rising. 

 

El Levantamiento de Pascuas 

 

Desde fines del siglo XIX había comenzado a surgir un movimiento conocido como «Celtic revival» que buscaba, a través de las actividades culturales, revitalizar la cultura gaélica de la antigua Irlanda, previa a la dominación británica, para fomentar el nacionalismo en la población. La liga Gaélica fue la responsable de resucitar el idioma irlandés, prohibido por la ley inglesa. En gran medida les debo a ellos el hecho de que yo, en esta región remota del mundo, me dedique hoy a las danzas irlandesas. Ellos recopilaron las bailes rurales, los estandarizaron y fomentaron su enseñanza tanto en la isla como en los países que los recibieron. Pero esa es otra historia. 

panfleto de la liga gaelica irlandesa

 

Volvamos al levantamiento. Entre los rebeldes había un fuerte componente cultural. Muchos de ellos eran poetas o maestros, que influidos por el renacimiento celta creían que era la hora de tomar las armas para generar conciencia en la población, «adormecida por siglos de dominación extranjera». Entre ellos estaba Eamon y, por esas vueltas del destino, que parece siempre querer incluir a un argentino, fue el encargado de izar la bandera de la República irlandesa ni bien las tropas sublevadas ingresaron al mítico correo central (GPO) en pleno Dublin

panfleto de la liga gaelica irlandesa
La Liga Gaélica alentaba a los ciudadanos a recuperar la cultura ancestral irlandesa para fomentar el patriotismo contra la opresión inglesa.

Spoiler alert, si todavía no vieron Rebellion en Netflix, el levantamiento de Pascuas fracasó estrepitosamente, la gente no salió a las calles a apoyarlos como creían y además, pecaron de ingenuos al creer que el imperio más poderoso de la tierra se iba a rendir sin ofrecer resistencia. Entre los condenados a muerte estaba Eamon Bulffin, que no tendría justamente la famosa luck o’ the irish, pero sí tenía suerte de ser argentino. Se salvó de la pena capital gracias a la intercesión del embajador argentino ante el Reino Unido y de la presión de sus compatriotas en Buenos Aires, aunque, al ser deportado tuvo que cumplir pena en prisión por haber desertado del servicio militar, obligatorio por aquellos años en nuestro país.

ruinas de dublin tras el levantamiento de pascua de 1916
El centro de Dublín en ruinas, tras los bombardeos británicos.

Irlanda tardaría varios años más antes de lograr su independencia, pasando por una guerra que luego se transformó en guerra civil. Eamon, el argentino que luchó en la Pascua de 1916 se convertiría, años después, en el primer embajador en Argentina de la naciente República Irlandesa, que en aquel momento actuaba en la clandestinidad bajo la presidencia de otro Eamon, pero más famoso: De Valera

Alan Rickman interpretando a Eamon de Valera en la película
Alan Rickman, nuestro querido Severus Snape, interpretando a Eamon de Valera en la película Michael Collins

El Easter Rising es uno de esos acontecimientos desconocidos pero que cambiaron el curso de la historia. Pretendía ser una revolución de corte socialista, con igualdad de derechos para hombres y mujeres, capaz de destruir desde adentro el corazón del imperialismo británico. La represión fue tan brutal que, aunque no triunfaron en la toma de poder, los patriotas irlandeses lograron captar la conciencia de la nación. Y en el medio de todo ese revuelo había uno nuestro, como siempre, para recordarnos que la identidad nacional es algo mucho más complejo que las divisiones territoriales o el lugar donde uno nace. 

 

Si se quedaron con ganas de más, les recomiendo ver Rebellion en Netflix, va desde 1916 hasta la instauración del Estado Libre Irlandés. Según anunciaron, pronto estrenarán una tercera temporada que cubriría la guerra civil irlandesa hasta la tan ansiada Independencia. 

 

Dejar un Comentario

Su correo electrónico no será publicado.