Adele, volver a ser famosa

Adele se prepara para lanzar su nuevo disco «30», el 19 de noviembre. 


“Me estoy preparando para volver a ser famosa” le confesó Adele a la periodista de Vogue, mientras la desafiaba a seguirle el ritmo en su rutina diaria de entrenamiento. Esa frase me quedó dando vueltas toda la semana: “Volver a ser famosa”. Justamente ella, la voz más reconocible de las últimas décadas, no debe haber un lugar en el mundo donde no sepan quién es Adele, y sin embargo ella necesita prepararse. “El día que entiendas que vos sos Adele…” le dijo una vez el presentador James Corden, cuando ella le explicaba sus dudas con el nuevo disco. Pero es que hay dos Adele, la diva, ese personaje inalcanzable que aparece y se va, dejando atrás melodías que parece que siempre existieron, y la otra.

Adele en la protada de la revista vogue reino unido y vogue estados unidos
Adele para Vogue Estados Unidos y Vogue Reino Unido

 

Volver a ser famosa

“Volver a ser famosa” repite Adele, dando a entender que con la exposición vienen otras cosas no tan buenas. Entre esas que opinen de tu cuerpo, que te critiquen por adelgazar y tener que explicar que se ejercitaba, no para bajar de peso sino para luchar contra sus problemas de ansiedad, como una forma de recuperar el control sobre ella misma.

“No hace falta tener sobrepeso para ser bodypositive o representativa, soy consciente que es un privilegio poder dedicar todo mi día a mi misma, las celebridades no suelen decirlo.” Sigo leyendo un poco más y me encuentro con una Adele que, lejos de la imagen de ermitaña que los medios construyeron sobre su persona, entiende muy bien cómo funciona la comunicación actual.

Adele para la revista Vogue
Adele para la revista Vogue

 

«Como no compartí mi entrenamiento, como haría cualquier famoso, creen que debe haber algo raro en mi alimentación, o que adelgacé como venganza a mi ex, que me la chupen»En realidad dijo «Suck my dick», la verdadera Adele putea mejor que nadie.

Sigue:  “Hay una necesidad de mostrar, contar y comentar todo constantemente en las redes, no es sano, por eso necesité retirarme un tiempo, para volver a ser yo.” En tiempos en que todos sueñan con ser famosos, con pegarla y, una vez que lo logran, desesperan por mantenerse a flote colgándose de cuanta temática o tendencia surja, ahí aparece Adele, predicando con ausencias. ¿Cómo un artista, un cantante, un influencer, un bloguero o un actor puede ser auténtico si está constantemente viendo qué publican los demás o qué espera el público de ellos, para que no los olviden?

 

Adele en su nuevo video easy on me
Adele en su nuevo video de Easy on Me

Adele es de esas artistas a las que se puede ir y volver mil veces, como un buen libro y siempre le vas a encontrar algo nuevo. Esos períodos en los que desaparece, capaz también nos dan tiempo para vivir y entender desde otro lado sus temas. Toda esta semana me dediqué a escucharla en loop, más que nada sus shows en vivo, tratando de ver dónde se filtraba la verdadera Adele. Como dijo alguien en twitter, hay que aclimatarse antes de sus retornos, prepararse para sufrir. Llorar vamos a llorar, no queda otra. El hecho de que saque un disco cada cinco – o más- años, lleva a que inevitablemente uno termine reflexionando, al escucharlos, sobre lo que pasó en ese tiempo. 

 

Adele para Vogue

Tengo una amiga que vive lejos, con la que nos hablamos de vez en cuando y nos reencontramos cada cinco o seis años pero, cuando logramos coordinar para juntarnos, es como si el tiempo no hubiera pasado. Tenemos en común que amamos a Adele, me ha mandado audios – supongo que ebria -cantando Send my love to your new lover o yo, borracho también le he hablado con la tonada cerrada de Adele mientras volvía del boliche, para desgracia del taxista. Se ve que con Adele no sólo tenemos en común lo esporádico,  sino ese temita con el alcohol.  Estos días volvimos a chatear, con Ella como excusa, terminamos hablando de la ansiedad, de crecer, de enamorarse y de todas esas cosas que Adele suele cantar, pero que ahora detalló en su nota para Vogue.

Mi amiga y yo somos bailarines, creo que por eso Adele nos cautiva tanto, los que nos dedicamos a lo escénico sabemos que hay mucho más laburo y drama tras bambalinas del que se percibe en el público. Uno se arma un personaje y desarrolla un cierto disfrute en que lo de atrás, lo oculto, no se note. En la máscara que me he creado, durante años, con El Editor, hay un poco de eso también. Me tuve que preparar – salvando las distancias – para darme a conocer. El face reveal estuvo coreografiado, subir el telón e improvisar de la nada cuesta más. 

Adele cantando en su video nuevo easy on me
En menos de un día, Easy on Me ya tiene más de 12 millones de reproducciones en Youtube.

Estoy escuchando por vez mil Easy on Me, el tema nuevo de Adele, trata sobre su divorcio y su año de ansiedad. Hay algo relajante en aprender sus melodías. Cuando corté con mi primer ex no podía dormir, no sabía que lo que yo estaba pasando era una crisis de ansiedad, ni que me iban a seguir pasando más adelante. Adele me hacía compañía hasta el amanecer, la cantaba para adentro y todo parecía menos oscuro.

Estos días fui y vine varias veces por esos renglones donde cuenta que pasó por lo mismo, hasta que entendió que era su crisis de los 30, su vuelta de Saturno. Me sacó una sonrisa ver cómo en su video nuevo el blanco y negro se transforma en colores. 

 
Adele durante su último global tour.

2016, en Atlanta, Adele anuncio a sus fans:

«Voy a desaparecer otra vez por un tiempo, necesito vivir una vida medianamente normal para que ustedes puedan identificarse con lo que compongo. Pero les prometo que después voy a volver, hasta que necesite alejarme de nuevo.»

Trato hecho, amiga.

Si leyeron hasta acá, sepan disculpar lo autorreferencial pero este es mi alegato para justificar por que no publico tan seguido: A Adele le funcionó.  Si les gustó la nota y quieren ayudarme mantener la web, pueden mandarme cafecitos acá: https://cafecito.app/el-editor

Dejar un Comentario

Su correo electrónico no será publicado.